eduardo_avila

La próxima vez iré con más tiempo

Goluen

eduardo_avila

Ser testigo de las maravillas de la Patagonia sin duda es una experiencia de vida impagable, pero jamás sencilla. Quienes conocen las condiciones de la Carretera Austral lo saben bien: tramos accidentados, niebla, trabajos en el camino, cansancio, etc. Por lo mismo, debo agradecer la buena fortuna de haber contado con el servicio de los amigos de Goluen, que conocen esas tierras como la palma de su mano y, con una paciencia infinita y mucha buena onda, me acompañaron en todas las travesías que quise emprender. En esas condiciones, un equipo de gente amable y con excelente disposición es fundamental. Gracias a aquello, pude disfrutar y quedar perplejo con el color del río Baker y su confluencia con el Neff, las imponentes capillas de mármol, la Reserva de Tamargo, el parque Patagonia y muchísimo más.

Nos quedamos en Cochrane, donde conocí gente con una calidad humana notable. Allí entiendes cuando te dicen que la gente del sur es distinta.
Me faltaron muchos lugares para visitar. La próxima vez iré con más tiempo, nunca menos de quince días. Y por supuesto que con los amigos de Goluen.

- Periodista y escritor